El ismaelismo, secta chiita.


El chiismo, al estar fuera de la linea oficial del islam en casi toda su historia, tuvo una mayor tendencia a la formación de sectas que el sunnismo. Los grupos chiitas estaban casi siempre desconectados unos de otros, y se aceptó una  practica de supervivencia la "takiya", que permitia al devoto chiita, en caso de persecución, que ocultara su fe y adoptara formas externas convencionales para salvarse. Todo esto llevo al chiismo a un gran número de formas externas que a la larga enriquecieron su culto.


El caracter mas significativo de los chiitas es que son imanies, es decir aceptan la venida o regreso de un Imán anterior, con el fín de restaurar el estado de justicia que el sunnismo había conculcado. La esperanza que ese "Imán madhí" acabara con la opresión feudal, la injusticia y la esclavitud  era lo que atraía a numerosos creyentes procedentes de las capas sociales mas explotadas,  a las sectas chiitas.
Caligrafia de Ali, el tigre de Dios

La mayoría de los chiitas creían que esa nueva aparición del Iman sería la vuelta del duodécimo Imán: Muhammed abul Kasim, oriundo de Bagdad y nacido el año 873. Cuando tenía 19 años desapareció misteriosamente, se supone que asesinado por sus enemigos los potentados feudales que no veian bien su carisma y apoyo popular. A este se le llama el "Iman oculto" al extenderse la idea que no había muerto, sino que se ocultaba para dirigir el movimiento popular de liberación.  

De este movimiento se separaron un primer grupo que formó una secta independiente menos combativa con el sunnismo, los "quinarios, también llamados "zeydyes", pues afirmaban que el Iman oculto" sería el quinto Iman: Zeyd ibn Ali, que era nieto de Husayn, el martir y nieto del profeta. Los zeydes aceptan a los primeros tres califas anteriores a Ali. Esta secta se dividió en varias otras que se asentaron en diversos lugares, una de ellas creó un estado teocrático al norte de Irán que permaneció hasta el siglo XII, otra en el norte de África fundó la dinastía de los "idrisies" entre los años 788 y 895.

La secta que tuvo mas repercusión posterior fué la de los ismaelitas, a estos se les llama también septimarios por creer que el Imán madhi sería el séptimo Imán Ismail, hijo del sexto Imán Yafar Sadyk. Yafar habia decidido privar a su hijo del imanato debido a cuestiones políticas internas del califato en Mesopotamia, pues Yafar habia aceptado muchas de las innovaciones de los abasidas en relación con la reintroducción de la esclavitud entre los nómadas y agricultores. Los sectores contrarios a que se realizaran estos cambios favorables a los feudales, en la agricultura principalmente, se opusieron a ello y tomaron a Ismael como lider del movimiento. Ismael apareció muerto poco después y su cadaver fue expuesto al público para que se acallara el movimiento popular, pero el movimiento era ya imparable y se extendio la idea que el cadaver era falso y que Ismael estaba oculto dirigiendo el levantamiento popular.

Los dirigentes del movimiento ismaelita, viendo la imposibilidad de imponerse, juzgaron prudente ocultarse y crear una serie de celulas clandestinas para extender el movimiento hasta que este fuera mas fuerte. Esta organización secreta se constituía en siete grados de iniciación, en estos grados al adepto se le instruia en una teología compleja y abstracta de caracter filosófico, que tomaba una buena parte de sus ideas del neoplatonismo, incluso algunos elementos del judaismo, del cristianismo del parsismo y del maniqueismo.

La idea platónica mas importante que arraigó en el ismaelismo fué que Diós emanaba su espíritu en diversas épocas en diversos individuos que serían llamados a ser salvadores de la humanidad, junto a cada uno de ellos aparece un ayudante silencioso que solo interpreta y divulga las enseñanzas : Adan, Abraham, Noe, Moises y Aaron, Jesus y Pedro, Mahoma y Ali, siendo Ismael el séptimo. Los periodos de tiempo que pasan entre cada pareja de estas, aparecen otros siete imanes, siendo por tanto Ismael el séptimo de los dos ciclos y por tanto final de las  emanaciones divinas en su forma humana.
Posteriormente se añadieron dos grados de iniciaciación y se hizo el ritual mas complejo.

Los sujetos mas explotados y humillados en el conjunto de la sociedad fueron especialmente atraidos a esta dogmática  que prometía un salida del régimen de esclavitud y explotación que mantenían los dirigentes políticos. Los grados de iniciación hacían al adepto cada vez mas en posesión de sécretos doctrinales vedados al vulgo, que le enseñaban las alegorias y enseñanzas ocultas esotéricas que se encierran en el Coran. Tuvieron mucho que  ver con la difusion de esta doctrina los "Hermanos de la pureza", que eran grupos de intelectuales calificados por sus enemigos como "libre-pensadores", que se hallaban distribuidos en Bagdad, Samarcanda, Basra, y otras ciudades importantes. Los "Ihvan as Safa" (Hermanos de la puereza) formaban una élite intelectual cuyos intereses no se centraban solo en lo puramente doctrinal sino también en la política.

Los ismaelitas tuvieron numerosos éxitos políticos, el mas importante fué la entronización de la dinastía de los Fatimies en Egipto, en el año 969.  Se proclamó Califa a Ubeydahlla y las masas populares creyeron que con ellos vendría una etapa de justicia social y de libertad. Los acontecimientos posteriores desmintieron esas esperanzas pués los fatimíes se instalaron en el poder y siguieron explotando a pueblo igual  que los anteriores dirigentes. En Siria los fatimies también consiguieron el poder hasta que Salah Addin (Saladino) los derrotó y se adhirio al califato abasida sunni en 1171.

Todos estos fracasos y frustraciones en las esperanzas populares llevaron a un grupo de ismaelitas dirigidos por Hamdan Karmat, el año 890, a fundar un partido junto a Abu Abdallah, que tuvo una gran acogida entre campesinos, artesanos y esclavos. Los carmatas, como así se les denominó, se organizaron en destacamentos militares muy eficientes y lograron éxitos militares de importancia. El éxito mas conocido es el asalto a la Meca en el año 930, que fué saqueada por completo, incluso se llevaron la "piedra negra". Los cármatas simplificaron el culto al extremo, suprimiendo las mezquitas, los ayunos, las abluciones, las peregrinaciones  y la quíntuple oración.  Al final del siglo X los cármatas organizaron un Estado teocrático en la zona de arabia de Barehin, cuya capital se denominó Lasha.

En el Estado carmatí el nivel de vida llegó a ser bastante alto, el Estado concedía créditos a sus súbditos sin intereses y subvenciones a fondo perdido, se prohibía la esclavitud, a excepción de los estranjeros y no se pagaban impuestos. Este Estado cayó y fue destruido en 1029 por Mahmud Gaznavi.