La mujer extrovertida



Una cierta presteza y un cierto oportunismo mas que perseverancia y consecuencia. Colman su vida regularmente un sin numero de menudas cosas. Dejan atras al mismo Lord Beaconsfield que decía que las cosas insignificantes no son muy insignificantes y que las cosas importantes no son muy importantes. Insiste con complacencia - como lo hacía su abuelita y como lo harán sus nietos - en el general empeoramiento de los hombres y de las cosas. Está convencida que nada saldría bién si ella no estuviera al tanto de todo. Frecuéntemente revela su utilidad en los movimientos sociales.
 

El derroche de energía en la limpieza domestica constituye un fin vital exclusivo de muchas. Con frecuencia carecen de ideas, de pasiones, de reposo y de defectos. Su desarrollo llega pronto a la madurez. A los 18 años es casi tan razonable como a los 24 o a los 48. Su campo de visión espiritual no es hondo, ni vasto , pero es claro desde el primer momento. Si esta bien dotada se atribuirá una posición preeminente.

En sociedad pone de manifiesto buenos sentimientos y es con todos generosa y hospitalaria. A todos enjuicia, y olvida que ella misma es enjuiciada. Tiende la mano con facilidad. Carece de pasiones hondas. Para ella el amor es preferencia, el odio es desvío tan solo y los celos orgullo herido. Su entusiasmo no se sostiene. Le produce mayor deleite la belleza de la poesia que su pathos. Su fe y su incredulidad son mas integras que fuertes.

No tiene verdaderas convicciones pero tampoco abriga designios malévolos. No cree; supone. No es incrédula; no sabe. Ni inquiere. Ni duda. En las cuestiones importantes se guía por la autoridad, en las cosas menudas. En su mundo pequeño todo es al revés de como debería ser y en el gran mundo todo esta bién. Se resiste instintívamente a llevar a la práctica conclusiones racionales. En casa muestra un caracter completamente distinto al que muestra en sociedad.

En el matrimonio influye fuertemente la ambición, el gusto del cambio o bien la obediencia a las costumbres tradicionales o del deseo de establecer la vida sobre una base sólida o alcanzar una mas basta esfera de influencia. Si su marido pertenece al grupo introvertido quiere mas a las hijos que ella. Todo lo desagradable le ocurre en el ámbito doméstico. En el se entrega a incoherentes votos de censura. Imposible preveer cuando saldra el sol por un instante. No se observa ni ejerce la autoridad. Si en alguna ocasion se le reprocha su constante criticar y censurar, se asombra y ofende y asegura que lo hace guiada por la mejor intencion, ...

Procura ser util a su familia de modo completamente distinto de como procura serlo con gentes extrañas. Lo doméstico ha de estar siempre en traza de poder ser contemplado por el mundo. Hay que ayudar a la sociedad y procurar que sea prospera. Hay que hacer impresión a las clases altas y poner a raya a las bajas. La propia casa es su invierno y la sociedad su verano. Se verifica la metamorfosis en cuanto llega una visita. No siente la menor inclinación por el ascetismo, pués su respetabilidad no necesita semejante cosa.

Le gusta el cambio, el movimiento y la diversión. Puede empezar el dia en la Iglesia y acabarle en una opera cómica. Las relaciones sociales constituyen su delicia. En ellas lo encuentran todo: trabajo y felicidad. Cree en la sociedad y la sociedad cree en ella. Sus sentimientos están poco influidos por el prejuicio y es decente por hábito. Es dada a la imitación y elige los mejores modelos, pero no rinde cuentas sobre el particular. Los libros que lee han de estar llenos de vida y de accion entre sus personajes."

Furneaux Jordan F.R.C.S. Character as seen in Body and Parentage. London, 1896 Third ed.
(pag 17 ss.)
Bib-4 Carl G. Jung "Tipos psicologicos" Traduccion de Ramon de la Serna Editorial Sudamericana 1950