Interpretacion de la Carta Astral, 4ª parte: Los planetas en los signos

Interpretacion de la Carta Astral, 4ª parte: Los planetas en los signos
1ª parte      2ª parte     3ª parte  
4ª parte      5ª parte 


El siguiente error en importancia y primero por su difusión es el de atribuir significados concretos a las posiciones determinadas de los planetas en los signos. Me estoy refiriendo a tantos libros de astrología que en forma de manual nos presentan listas de significados asignados a la posición de cada uno de los planetas en cada uno de las signos. Igualmente esto es aplicable a la asignación de significados concretos, en una natividad concreta, a los aspectos, es decir a las combinaciones de planetas en aspecto.
Hay que tratar con prudencia los textos que establecen de forma simplificada las interpretaciones en base a la posición de los planetas en determinados signos, es decir, esos compendios de interpretación simplificada que tanto se han desarrolado en la literatura astrológica moderna donde se dan interpretaciones respecto de la posición de los planetas en los signos, o de los planetas en aspecto, o de los aspectos en las casas, tratando cada tema por separado, ya que estos temas estan interrelacionados y por lo tanto tratarlos de forma separada conducirá a errores importantes. De esta critica se deduce la dudosa utilidad de las interpretaciones a base de textos automáticos formados con ordenador.

Saturno
Cada planeta actúa en función de sus propias características, así Saturno ejercería influencias de carácter análogas a la naturaleza de ese planeta, y además esa influencia se verá modificada por el signo en que se encuentre, modificación que podrá ser en cantidad o en cualidad, aunque nunca debemos esperar que esa modificación llegue a pervertir esa influencia de modo que la transforme por completo. Una vez que hemos considerado todos los factores que modifican la influencia planetaria, decimos que ya tenemos un análisis de su “estado cósmico”, es decir hemos acotado el efecto universal o general de ese planeta, para un momento determinado, efecto que actuará en todos los seres vivos, aunque sus efectos serán diferentes en cada uno de ellos. Cada uno de esos seres, en función de su situación, es decir en función de la Casa de posición del planeta, que es diferente para cada lugar o para cada horizonte individual, sentirá esos efectos de forma diferente.

A lo largo de la historia se han escrito colecciones de aforismos donde de la relación entre dos planetas o entre un planeta y su signo de posición se deducen significados. En época mas moderna fué Alan Leo el primero en editar este tipo de libros, en su “How to judge a Nativity” (Como juzgar una Natividad), hace una relación completa de aforismos planeta-signo, otros autores conocidos, como Max Heindel, hicieron lo mismo, y podríamos hacer una lista bastante larga de autores que publicaron este tipo de libros, muchos de ellos con autentico éxito editorial. Sobre estos textos Weiss, en su libro “Astrologia Racional” (pagina 238) advierte que:

De ahí que estos astrólogos se equivocan siempre que del solo estado cósmico de un planeta traten de deducir destinos individuales del nativo. Resultan falsas tales predicciones, a menos que se tome en cuenta la determinación local”, y sobre el texto mencionado de A. Leo precisa:

Quien estudie esta obra, o la de los astrólogos que en general proceden de manera semejante, se hallarán con el error de que por la mera cooperación de planeta y signo el autor trate de pronosticar el destino individual de un nativo. Extraigamos del mencionado libro al azar, cualquier aforismo , por ejemplo, el efecto de Marte en Géminis, que resultaría sobre todo si Marte es el regente natal, el señor del signo naciente, o que se encuentre en una Casa angular, o que goce de otra cualquier fuerza en la natividad. He aquí el texto completo :
...; Intelecto agudo con fuertes inclinaciones pedagógicas. Episodios llenos de preocupaciones en el hogar. Amigos adictos a placeres y que ejercen grán influencia en el nativo. Escándalo y descrédito causado por subordinados o aliados. Casamiento con una pariente o una persona de sentido religioso. Más de una unión. Probabilidad de muerte por enfermedad pulmonar. Sujeto a dos uniones sentimentales simultáneas. Un fín desfavorable, rodeado por parientes en sentido hostil. Agudeza y prontitud de replica. ;

" Ni siquiera bajo las limitaciones dadas por Alan Leo ... puede Marte producir jamás tales efectos, sino, a lo más, alguno de ellos. Cual será, dependerá exclusívamente de la determinación local, …. las afirmaciones hechas a estos respectos son lo bastantes numerosas e injustificadas, como para inducir a graves errores a quien de ellas se sirva textuálmente. Alan Leo dice en la página 230 de la obra mencionada que los buenos aspectos entre Saturno y Venus son muy favorables para los asuntos pecuniarios, que prestan una tendencia a la economía y la precaución; que favorecen la acumulación de dinero, e impiden su desaparición; que el nacido llegará a ganar por sociedades, asociaciones, transaciones bancarias, etc. ; que en general prosperará por ayuda de gente de edad provecta. "

" Lo insostenible de tales datos resulta de la mera consideración de que bajo un aspecto favorable de Venus y Saturno, nacen miles de hombres en la Tierra, para quienes no pueden resultar esactos. … Nunca ocurrirá que el total de tales datos … sobre los efectos de un planeta, se concreten en el caso de un hombre cualquiera. Desde luego, esto no impide que alguno de ellos se confirme. Tales aforismos no solo carecen de utilidad, sino que son perjudiciales … Quien … de una natividad en que de la posición de Marte en Cancer, y un buén aspecto entre Saturno y Venus copiara lo que A. Leo … dice ... incurrirá en los errores más graves y se hará culpable de toda una cadena de diagnósticos y pronósticos desacertados. “

Resumiendo lo dicho hasta ahora, hemos visto que los planetas no deberían entenderse como significadores universales de personas ni de asuntos, sin perjuicio de que en una natividad concreta sí que puedan serlo en función de la configuración de esa precisa natividad.
Después, en este artículo, hemos explicado que del estado cósmico de cada planeta, y en particular de la posición de un planeta en un signo o de un aspecto concreto entre planetas, no deben sacarse conclusiónes definitivas para una natividad concreta. Las conclusiones que de ahí pudiéramos obtener no podrían ir más allá de lo que sería una reflexión sobre analogías genéricas, que se concretarán o no, y siempre parciálmente, en cada caso concreto, y dependiendo del resto de factores que confluyen en la natividad que se esta estudiando.



(Alba de Hermes)