La religión matriarcal de los Titanes.


La Medusa era una representación del poder
de la Diosa  sobre el mar
La Astrología originariámente fué Religión Astral. Los mas antiguos fragmentos de la práctica astrológica los encontramos en la cultura babilónica o Imperio Sumerio, la franja de tierra comprendida entre los rios Tigris y Eúfrates y que actuálmente se reparten entre Siria e Iraq.

Estas sociedades eran matriarcales hasta el segundo milenio antes de nuestra era, es decir, aceptaban la autoridad de la madre en la familia. Mantuvieron su supremacia política en esta zona hasta la irrupcion por el sur de las tribus israelitas procedentes de Egipto y, por el norte, de los pueblos arios indo-europeos de pastores nomadas. Estos ultimos ya disponian de armas de hierro y carros con tiro independiente que les hacia utiles en la guerra en incursiones rapidas y contundentes, invencibles contra los ejercitos de los reinos sumerio-babilonicos que solo disponian de una infanteria armada con armas de bronce y madera y una caballeria muy deficiente.

Estos pueblos invasores disponian de una astronomia y astrologia muy rudimentaria, muy alejada de la sofisticacion y de la precision de las observaciones de los pueblos sumerios. Fue a causa de la inestabilidad general que se produjo en el valle del Eufrates y del Tigris , por lo que hubieron numerosas emigraciones de Hititas, Amoreos, Fenicios y otros en direccion al mar Egeo y la parte occidental del mediterraneo, estableciendo colonias en las islas egeas y en la peninsula del Peloponeso, es decir en la Grecia actual y costa mediterranea de Turquia. Estos pueblos dan origen a la leyenda de los Titanes, por ser adoradores de los Titanes o Dioses Planetarios, es decir el Sol, la Luna y de los cinco planetas conocidos en esa epoca (Mercurio, Venus, Marte, Jupiter y Saturno) origen de la Astrologia. 

La moderna ciencia-ficcion utiliza las antiguas leyendas
 sobre las amazonas de las sociedades matriarcales.

De esta manera se introduce la Astrologia en Grecia, de forma progresiva y a traves de emigraciones sucesivas. Estos pueblos entraron en el territorio de lo que hoy conocemos como Grecia en forma mas o menos pacifica, pactando en algunos casos con las autoridades de esos territorio, habitados por pueblos de origen pelasgo, políticamente matriarcales, adoradores de la Gran Diosa Madre, representada por la Luna como emblema principal. 

Los Titanes, aceptaron la adopcion de la Gran Diosa Madre mediante su declaracion de Hijos de la Luna, lo cual era lo mismo que aceptar la autoridad máxima de la Gran Sacerdotisa de la Luna y de su gobierno. Las amazonas son las ultimas sociedades matriarcales que sucumbieron al poder masculino gracias a su valor y destreza militar.

A pesar de siglos de represión y adoctrinamiento, los pueblos
del sur de Europa siguen siendo espirituálmente matriarcales, 
como lo atestigua la devoción popular a la "Madre de Diós" 
(En esta imagen la Virgen de Castrotierra (León))
En el territorio del Peloponeso e islas egeas, ya existia una cierta Astrologia de influencia egipcia, que habia llegado a traves de la isla de Creta, donde se habia formado un fuerte imperio comercial. Los cretenses entraron en Grecia y formaron el denominado Imperio Micenico, con capital en Micenas, dentro de la peninsula del Peloponeso (la Grecia actual). Tanto los pelasgos, como los micénicos, como los Titanes, llegaron a pactos y aunque hubiera entre ellos sus rivalidades e intereses contrapuestos se unian ante enemigos comunes, como es el caso de las incursiones de tribus de pastores griegos, de organización social patriarcal, procedentes del Norte. 

Estas tribus arias invasoras ponian en crisis todo el sistema social predominante, basado en la supremacia de la mujer en la sociedad, en relacion con la propiedad, la herencia, y las funciones politico-religiosas. En las tribus patriarcales, de ganaderos-pastores nómadas, la mujer tenia un status no muy superior al de los animales con los que comerciaban, eran tratadas como los esclavos sin mayor relevancia social. Asi pués la llegada de estas migraciones no podía ser tolerada como se toleraron  las iniciales de los pueblos cretenses o de los Titanes (por simplificar nos referidos a los pueblos adoradores de los Titanes con ese nombre), ya que ponian en entredicho todo su sistema de valores sociales y morales, sobre todo en lo que respecta a los derechos y libertades de la mujer.