El Sol y la Luna en los horoscopos.



 

Las características que confiere una influencia planetaria variaran dentro de unos patrones según su estado cosmico. No obstante cada uno de los planetas tiene una Naturaleza Esencial que le confiere un específico temperamento. Esta naturaleza puede expresarse de manera positiva o negativa.

A continuación se indican estas características y analogías según algunos astrólogos destacados: Adolfo Weiss, LLewellyn George, Sepharial y Stephen Arroyo.



EL SOL




Adolfo Weiss

En general:
Eléctrico, poderoso, vital, fogoso y constructivo. El Sol constituye el centro radiante y vitalizador, expresado en la vida normal como anhelo de significancia y de energías movilizadas a ese fin.

Con buen estado cosmico,
Concede confianza en si mismo que puede llegar hasta la audacia, entusiasmo, ambición de alto vuelo y , además de ello, sentimientos sumamente nobles y decentes, y el comportamiento correspondiente; nobleza, distinción, tranquilidad, magnanimidad, superioridad, decisión, fidelidad, dignidad, talento organizador, autoridad y don de dirección.

En estado cosmico malo:
Estas propiedades pueden pervertirse en tiránico afán de gobernar, arbitrariedad, dogmatismo, altivez, vanidad y presunción.

.

Sepharial


Analogía
Con honores, gloria, alta posición social, individualidad inmortal, voluntad imperativa, elevación, el padre, la fuerza vital del nativo.

LLewellyn George

Dignificado (o buen estado cosmico):

Ambicioso, honorable, altivo, fiel, distinguido y galante.

Debilitado:
Desdeñoso, orgulloso, dominante, despótico, arrogante y autoritario


Stephen Arroyo


Principios:
Vitalidad, sentido de la individualidad, energía creativa; yo interior radiante, (armonía del alma), valores esenciales.

Impulsos que representa:
Impulso de ser y crear.
Necesidades que simbolizan:
Necesidad de expresarse y de ser reconocido.

Expresión positiva
:
Irradiación del espíritu, expresión creativa y amorosa del yo.

Expresión negativa
:
Orgullo, arrogancia, un deseo excesivo de ser especial.
*****************************************************


LA LUNA
Adolfo Weiss

En general:
Magnética, tornadiza, plástica, linfática, emocional y fecunda. La luna es influenciadora de los aspectos positivos de la personalidad. Los individuos de su signatura son tornadizos, lunáticos, pasivos, faltos de iniciativa, esquivan temerosamente cualquier esfuerzo y anhelan la comodidad. La Luna aumenta y excita la receptividad, la imaginación, la fantasía y los sueños.
En buen estado cosmico:
La Luna presta al dinamismo procedente de otras influencias, por decirlo así, el vehiculo de materia astral para su realización. Confiere afinación, intuición, altruismo, viva sensibilidad y susceptibilidad, romanticismo e inclinación a influencias místicas.

En mal estado cosmico:
hace vanidoso, caprichoso, presuntuoso, perezoso, necio, infantil, indolente, soñador, torpe e inconstante.

LLewellyn George

Dignificada:

Reflexiva, receptivo, moldeable, variable, refinada, domestico, publica, maternal, productiva y adaptable.
Debilitada:
Frívola, pasiva, débil, engreída, ordinaria, personal, infantil, cambiante y loca.
Sepharial
Analogía:
Con la madre, el hogar, viajes, cambios, personalidades femeninas, asuntos matrimoniales, salud, popularidad, el populacho.

Stephen Arroyo
Principios: Reacción; predisposición subconsciente sentimientos sobre el yo (autoimagen); respuestas condicionadas.

Impulsos que representa: Impulso a sentir un apoyo interior; impulso a la seguridad domestica y emocional.

Necesidades que simbolizan:
Necesidad de tranquilidad emocional y de sensación de pertenencia; necesidad de sentirse a gusto con uno mismo.

Expresión positiva:
Comprensión; contento interior, un sentido del yo fluido y adaptable
Expresión negativa:
Hipersensibilidad; inseguridad, inhibición del yo.