LOS TEMPLARIOS Y EL FIN DE LA EDAD MEDIA.

El siglo XIV en Europa se caracteriza por varios acontecimientos que resultaron decisivos pues afectaron al posterior desarrollo de la historia universal.
Puede decirse que este periodo es el final de la Edad Media o Edad Oscura y el comienzo de la edad conocida como Renacimiento.


Se llama Renacimiento al periodo de la historia que se inicia ese siglo queriendo indicar un segundo nacimiento de la cultura y de la sociedad tras los siglos de tinieblas o oscuridad medievales.


La época antigua, la conocida como época romana, es la época de los gobernantes laicos, tolerantes con la libertad religiosa e impulsores de la cultura y el progreso social, antes de que el integrismo clerical se hiciera con el poder político. La época medieval europea es pues la de los integristas católicos que sumieron Europa en la oscuridad, la incultura, la violencia y represión.

Consecuencia del proceso de sometimiento de la política a la religión fue el abandono de los progresos civiles y culturales. Por ejemplo, en la higiene, los últimos gobiernos imperiales laicos habían dotado a las principales ciudades de agua potable y baños públicos. Los cristianos consideraban los baños públicos como algo inmoral y los clausuraron en todas las ciudades donde pudieron hacerlo. Durante la época antigua había mas población urbana que después en la época medieval y con la caída del régimen medieval otra vez las ciudades comenzaron a ser poderosas.

Rey Felipe IV "el hermoso"
La perdida del poder de la iglesia en este siglo se puso de manifiesto cuando, tras su enfrentamiento con el rey francés Felipe IV “el hermoso”, el papa Bonifacio VIII fue encarcelado y dejado morir en prisión al poco tiempo "rabioso como un perro", dicen las cronicas de la epoca, por lo que se sospecha que pudiera ser de un sindrome de abstinencia de alguna sustancia que no pudiera obtener desde la prision
.
El siguiente Papa Clemente V lo fue por nombramiento del Rey Francés y a partir de ese momento el Papa, durante todo el siglo XIV, tuvo que cambiar su residencia de Roma por la ciudad Francesa de Aviñón, en la costa mediterranea. En todo este período los papas fueron nombrados de hecho por el rey de Francia y fue una norma la sumisión de la Iglesia a la política francesa.

La primera consecuencia de este cambio político de la iglesia fue el final que tuvieron los templarios. Las templarios eran una orden religiosa de carácter multinacional, cuyas actividades abarcaban la banca, el comercio internacional y la guerra a gran escala. El rey 
Quema de Jacques de Molay, superior de la orden de los templarios
de Francia, enfrentado a los ingleses para recuperar las provincias del norte de Francia, exigía a todos los ciudadanos el pago de importante cantidades de impuestos con los que sufragar sus guerras, esto le llevo a un fuerte enfrentamiento con los templarios que se negaban a obedecer al Rey al no pagar los impuestos que se les exigían. El Rey acabo decidiendo apoderarse del oro y las propiedades de los templarios y acabar con ellos para siempre. En esta operación el Papa, ya sometido a la voluntad del Rey, actuó como verdugo, animado por el convenio de repartir las ganancias con el Rey.


En España, sus cuantiosas propiedades se repartieron entre otras ordenes religiosas y sus miembros tambien. Estos no fueron perseguidos, pues los monarcas españoles no procedieron contra esa orden militar que tantos servicios habia prestado a la corona en sus guerras.

Acusados por los tribunales eclesiásticos de delitos imaginarios e increíbles, incluso de practicar la astrología, numerosos templarios franceses fueran torturados para que informaran de la situación de las riquezas y tesoros que ocultaban y muchos de ellos fueron quemados vivos en hogueras. El resto fueron encarcelados de por vida. Sus grandes riquezas y propiedades inmobiliarias se repartieron entre el rey francés y el Papa y los templarios dejaron de existir pasando a ser personajes de leyenda.

Pero en el siglo XIV sucedió otra cosa más importante que la aniquilación de los templarios: la epidemia de la peste negra. Esta terrible epidemia se extendió por toda Europa y como consecuencia de ella su población se redujo a menos de la mitad.

Papa Bonifacio VIII
Esta terrible mortalidad trajo consigo la disminución de la producción agrícola y por lo tanto la subidas de precios de los alimentos y el hambre en las clases sociales bajas. La situación provoco un descontento generalizado y produjo levantamientos populares, más o menos revolucionarios. Todo el siglo esta lleno enfrentamientos armados entre los nobles y
Grabado sobre la "peste negra"
aristócratas junto a la iglesia contra el pueblo y los trabajadores
.

Así que al final del siglo puede decirse que el orden social medieval caracterizado por una aristocracia feudal y un clero esclavizando a las masas campesinas tuvo que ceder parte de sus poderes a la burguesía urbana y a los monarcas absolutos.
Para los campesinos esclavizados el único mejoramiento de vida fue la posibilidad de huir a las ciudades, ahora mas poderosas, mas pobladas y con mas posibilidades de ocultar a alguien con una nueva identidad simulada. En esta epoca la esclavitud o servidumbre era practica comun y generalizada en Europa, en España los monasterios eran los principales propietarios de esclavos para la realizacion de sus trabajos agricolas, etc.

En España, el continuo enfrentamiento entre el poder político y el poder eclesiástico se debió al creciente e inmoral uso que hacían los eclesiástico de la credulidad e ignorancia del pueblo para enriquecerse. 
Durante este siglo, con base en la epidemia de peste negra,  se predico extensamente el "fin del mundo" por eclesiásticos fanáticos que así aterrorizaban al pueblo y se les inducia a testamentar a favor de la Iglesia sus propiedades y así conseguir mejor oportunidad de ir al "cielo". De esta forma la Iglesia se hizo con la propiedad de mas de la mitad de la tierra fertil de España. En esta epoca, casi todas las escrituras de cesión de tierras y casas al clero comienzan así "Estando próximo el fin del mundo, lego mis propiedades, a la Iglesia....".

Grabado sobre la "peste negra" que no respeta ni a ricos ni a poderosos

Durante toda la Edad Media, en círculos eclesiásticos, se había discutido si la salvación espiritual podría conseguirse solo con la fe en Dios o era necesaria también la realización de buenas obras. El catolicismo llegó a una solución de ese dilema manteniendo que las buenas obras eran necesarias para la salvación, pero dándole un sentido totalmente ajeno a la ética o a la moral. La Iglesia aceptaba como obras meritorias las obras meramente rituales y mágicas como el bautismo con agua o la comunión, las peregrinaciones a santuarios o iglesias y las donaciones en dinero o en especie a la Iglesia.

Las peregrinaciones, esa forma precursora del turismo moderno,  se convirtieron en una fuente muy importante de enriquecimiento de algunos monasterios por lo que son frecuentes las falsas apariciones y el comercio de reliquias fraudulentas.

De este modo la iglesia se enriqueció enórmemente pues cualquiera, en realidad cualquier rico, podía ver como se perdonaban sus pecados, por horribles que fueran, simplemente con pagar su precio a la Iglesia. De esa época son las listas de precios por el perdón de los pecados que con tanta desvergüenza publicó el Vaticano para el control de las tarifas de entrada al paraíso.

En este ambiente de cambio social fueron adquiriendo importancia las ciudades y sus burguesías dirigentes de comerciantes y artesanos, cada vez mas emancipadas del poder de los obispos. La astrología se empieza a desarrollar en este siglo al margen de los círculos eclesiásticos, por el apoyo de magnates y políticos civiles a científicos e intelectuales.

Sello conmemorativo de Pedro de Ailly
Una figura importante en la astrología de este siglo es el obispo francés Pedro de Ailly (1350-1420), nació en Compiégne y murió en Aviñón. En 1395, con 45 años de edad se le nombro Obispo de Puy, y dos años mas tarde Obispo de Cambrai; también fue canciller o rector de la Universidad de París. ocho años antes de morir se le nombro Cardenal. Realizo el horóscopo de Jesucristo y varios estudios sobre astrología mundana. Los libros mas conocidos de el son “De concordia astronomicae veritatis et narrationis historicae” y "Imago Mundi", publicada en 1410, donde defiende, en contra de las tesis tradicionales de la iglesia,  que la tierra es esférica y que no estaba quieta sino que giraba. Este libro tuvo una gran influencia en Colon para defender sus tesis de viajar a la India cruzando el océano Atlántico.

La emancipación de la ciencia de la tiranía eclesiástica se produjo principálmente por dos motivos, en primer lugar los nuevos capitalistas urbanos veían en los adelantos técnicos un medio para enriquecerse aun mas y en consecuencia apoyaban las investigaciones de los nuevos científicos, por otro lado la masificación de las ciudades trajo, indirectamente, una mayor libertad personal. Sin el desarrollo de las ciudades en Europa, no habría sido posible el avance científico que empezó en este siglo y tuvo un desarrollo tan notable en los siguientes. 

La actividad de los astrólogos, como toda actividad científica que precisa de medios importantes de investigación, ha estado ligada a los poderes económicos de cada época, hasta estos momentos el dinero estaba principalmente en manos de obispos y aristócratas, ahora con el aumento del poder de los municipios, las burguesías urbanas participan de ese poder y son ellas las que empiezan a financiar a los investigadores. De este modo la astrología empieza a desligarse de la tutela u opresión de la Iglesia y también comienza su tímida independencia de esos poderes.

En España este es el siglo de Rey aragonés Pedro I (1319-1387). Este Rey protegió a los científicos de su tiempo y se interesó por la astrología, para su estudio mando confeccionar unas tablas de efemérides planetarias mas precisas que las existentes hasta ese momento.
El sevillano y judío Abraham ben Zarzal (1320-1369) hizo importantes estudios de astromedicina y trabajó algún tiempo como astrólogo y médico de la corte del Rey de Castilla Pedro I.
La figura mas importante de este siglo, a caballo con el siglo siguiente, es el Marques de Villena, D. Enrique de Aragón. (1384-1434). Este aristócrata tiene ya algo de hombre renacentista, interesado por todos los conocimientos. Tuvo por ello problemas con la iglesia y fue acusado de numerosos delitos, como herejía, brujería, etc.
Fue un hombre de una gran cultura y de el es el famoso “Tratado de astrología”, donde se exponen los conocimientos de su época sobre astronomía y algo sobre astrología. También escribió "El libro del Tesoro” sobre alquimia, y traducciones de algunas obras como "La Divina Comedia”, de Dante.