El signo de Aries - 1







El signo de Aries se asigna habitualmente con el cordero divino que salvo al joven Frixo, hijo de Atamante, llevandolo sobre su lomo en un vuelo sobre el estrecho marino que separa Asia de Europa. La historia de este episodio se desarrolla en la Grecia antigua, cuando las primeras ordas de invasores arios trataban de modificar las leyes y las costumbres de las tribus autoctonas. La resistencia de estas y las luchas e intrigas que se produjeron en estos choques se narran en este relato mitologico.


Los antiguos habitantes de Grecia practicaban el matrimonio de grupo (matrimonio con relaciones sexuales por niveles generacionales dentro de un grupo, clan o familia) antes que los primeros emigrantes eolios trataron de introducir el matrimonio monogamo que exigia a las mujeres el prescindir de todos sus amantes obligandoles a la practica del sexo solo con un marido para asegurar la paternidad de la descendencia. En el matrimonio de grupo solo se aseguraba la maternidad individual, siendo la paternidad compartida entre todos los individuos del mismo nivel dentro del grupo o clan, por lo que la maternidad estaba muy considerada e incluso divinizada. Por contra, entre los arios invasores la paternidad se aseguraba reduciendo a las mujeres al papel de nodrizas y eliminando toda posibilidad de comercio carnal promiscuo y festivo.




Uno de los primeros jefes de clan de aquellos nuevos pobladores, un miembro destacado de la familia de los Minia, Atamante propuso la celebracion de su matrimonio, en la forma monogama aria, con la Gran Sacerdotisa de Yolco, Ino, y que las 50 sacerdotisas integrantes de su templo contrajeran matrimonio con sus jefes militares. De esta forma queria asegurarse la alianza con las tribus autoctonas, alianza que era en realidad una sumision en analogia a como se concebia el contrato matrimonial, de hecho se realizaba un sometimiento de la mujer al marido y del pueblo pelasgo a los invasores eolios. Este matrimonio, un autentico contrato politico, fue aceptado por el Gobierno de Yolco, necesariamente y a pesar de que vulneraba los derechos del pueblo centauro, los miembros de la hermandad del caballo que habitaban libremente en las laderas del monte Pelion y que eran los amantes de esas sacerdotisas de acuerdo con sus costumbres y leyes ancestrales. Este acontecimiento produjo numerosos disturbios y enfrentamientos entre los nativos y los invasores. Al fracaso militar de la resistencia nativa siguio la intriga de las mujeres por recuperar su antigua libertad y costumbres.




Con el fin de recuperar la perdida fertilidad de los campos intentaron hacer creer a los nobles y algo ingenuos eolios la necesidad de sacrificar a los dos hijos de Atamante, Frixo y Hele. Estos los habia tenido con su anterior esposa Nefele y su sacrificio a Zeus pretendia servir para conseguir el favor del Dios en la recuperacion de una cosecha de cereal que se creia perdida. A su vez. Ino, advertia a los niños a que escaparan de su padre para que salvaran sus vidas, pues este estaba dispuesto a sacrificarlos mortalmente.
Llegado el momento adecuado los niños escaparon con la ayuda tanto de Ino como de su madre Nefele, y, en su partida, se les entrego para que se llevaran consigo la piel de un carnero que a modo de bandera o estandarte presidia el templo de Zeus, simbolo de la ocupacion de aquellos extranjeros, propietarios de grandes rebaños de corderos. Con la desaparicion de este importante simbolo de los eolios se pretendia que aparecieran fisuras entre los diversos clanes que los componian , pues se presentaba el hecho como una indicacion de que Zeus estaba disgustado con el comportamiento de Atamante y por lo tanto indigno de presidir su confederacion.



Los niños, con el vellocino sagrado en su equipaje partieron rumbo a un exilio protegido y secreto en el reino de Ea en la Colquide en el extremo oriental del mar Negro, donde su rey Eetes, el hijo de Helio, les daria cobijo. Durante la travesia, el fuerte oleaje hizo zozobrar la embarcacion, pereciendo ahogada Hele, en cuyo honor se le puso a ese lugar el nombre de Helesponto (en la actual Turquia). Cuando Frixo llego a la colquide dejo el vellocino al cuidado de Medea, sacerdotisa del templo dedicado a Prometeo como un simbolo de la resistencia de los nativos pelasgos adoradores de la Gran Diosa Madre, hacia los invasores patriarcales eolios.





Mas tarde este acontecimiento seria el motivo del viaje de Jason y los Argonautas (los marineros del buque llamado Argos) para recuperar el vellocino dorado, cuya perdida habia llenado de verguenza a los eolios , del mismo modo que se siente verguenza por la perdida de banderas en una batalla en manos del enemigo.

En ese viaje Jason, gracias a la traicion de Medea consigue recuperar el Vellocino de Oro, osea la piel de ese carnero de pelo dorado para restituirlo a su patria. Posteriormente, este carnero fue asignado al signo de Aries de forma bastante arbitraria, cuando los griegos llegaron a monopolizar la cultura de su epoca, ignorando que el carnero de Aries era mucho mas antiguo que el carnero de Zeus, pues ya estaba consagrado al Dios egipcio Amon (el Dios de la ciudad de Tebas que alcanzo una gran difusion cuando esta ciudad se convirtio en la principal capital de Egipto) y localizado en el zodiaco babilonico muchos siglos antes de que los primeros griegos aparecieran en la historia.