Qumran, la estrella de Belén y los astrólogos esenios

Al parecer las persecuciones antisemitas que se originaron en la época de la aparición del cristianismo fueron muy violentas y los gobiernos romanos las justificaban como medidas antiterroristas contra los militantes judíos mas extremistas, los Zelotes. En ese ambiente en razonable pensar que las facciones cristianas que mas se iban apartando de sus origines judíos, es decir las comunidades seguidoras de las doctrinas paulinas, fueran las que tuvieran mas oportunidades de crecimiento y expansión.



Desde un punto de vista astrológico, lo que mas llama la atención es que el anuncio del nacimiento del Mesías, se inicie con signos astrales: los magos-astrólogos y la estrella de Belén. Esta participación astrológica en la validación del origen de Jesús como verdadero Mesías resulta incomprensible a la luz de la negación sistemática, salvo momentos esporádicos, de la validez de la astrología que hace la iglesia católica; sin embargo, encaja perfectamente en el marco de un ambiente esenio, pues los esenios, con la excepción de los los esenios ebionitas (estos se distinguían por que nunca se cortaban el pelo, rezaban y llamaban al arrepentimiento constantemente y rechazaban la astrología), dedicaban la mayor atención al estudio de la astrología como lo prueba el texto 4Q186 de Qumran, que es un tratado de fisionómica astrológica y otros textos de esta orden religiosa. Estos documentos demuestran que los esenios de Qumran estudiaban y practicaban la astrología con fines religiosos y por tanto los caracteres astrológicos insertados en la biografía de Jesús: la estrella de Belén, los doce apóstoles, las siete estrellas de su mano, etc. encajan perféctamente con lo que seria un guión preparado por astrólogos esenios. Esta tradición astrológica esenia tiene unos orígenes muy antiguos, pues muchas de sus ideas son persas o zoroastrianas.



Las ideas esenias, junto con otras procedentes de los cultos de las comunidades hacia las que se iba abriendo el cristianismo florecieron especialmente entre los cristianos que después se denominaron gnósticos y fue rechazada y perseguida por los cristianos de la que podríamos llamar linea oficial. Aunque la astrología no era una marca de distinción netamente gnóstica, la adopción de los métodos y el sistema astrológico por los cristianos gnóstico provoco, tras las luchas internas del cristianismo, la asimilación de la astrología como una mas de las herejías.



(Hypolitus, nacido en Gaza en el 315 ddc, Obispo de Chipre en el 367, murió en el 403, el principal propagandista contra los herejes del cristianismo oficial, en su voluminoso texto "Refutación de todas las herejías", dedica algunos párrafos a la astrología, su critica resulta muy débil y superficial pero no deja de tener interés pues marca el inicio de los argumentos que se utilizaron en una persecución ideológica de grandes dimensiones. Ataca la astrología, en primer lugar, por la imposibilidad de conocer con exactitud el momento de la concepción del recién nacido y por lo tanto de formar un horóscopo fiable del momento de la concepción; también critica la astrología por la imposibilidad, según el, de determinar el momento del nacimiento, haciendo una peregrina discusión de si el nacimiento se produce cuando empieza a salir la cabeza del útero o cuando el cuerpo a salido complétamente; Por ultimo critica las diferencias de opinión entre los astrólogos-astrónomos entre las distancias, tamaños y velocidades de los cuerpos celestes, esta critica parece mas bien una critica al estado de la ciencia de su momentos mas que a la astrología es si. De esta forma la astrología y los astrólogos entran en la historia como víctimas que sufrieron persecuciones sin cuento y tuvo que desarrollarse con grandes dificultades en los siglos siguientes al triunfo del cristianismo como doctrina religiosa oficial del régimen romano imperial).



El nacimiento de Jesús ha sido objeto de diversas especulaciones. Para unos, siguiendo la doctrina oficial, el nacimiento debió de suceder el 24 de diciembre del primer año de nuestra era, a la medianoche. Actualmente, esto resulta muy difícil de sostener ya que la fijación de esa fecha se hizo con la intención de hacer coincidir la natividad con la festividad pagana a la que sustituía: la fiesta del soltício de invierno y también el nacimiento de Mitra. Los primeros en especular con cierta seriedad sobre la natividad de Jesús fueron los astrólogos árabes de la corte sasánida (persa) y estos la suponen coincidente con el acontecimiento astronómico de mas singular importancia para ellos, este fue la conjunción de Júpiter y Saturno. Esta conjunción podría haber sido lo que los magos-astrólogos vieron en el cielo antes de iniciar su viaje.



El elementos mas significatívamente astrológico de la natividad de Jesús es, sin duda, la señal del cielo, la estrella de Belén, que avisa de un nacimiento regio o prodigioso a los astrólogos-magos, los cuales deciden emprender un viaje para rendir homenaje a ese recién nacido. Sobre este punto se ha especulado mucho y lo mas aceptable parece que esos magos-astrólogos pudieron bien ser judíos esenios, hombres de ciencia de la diáspora procedentes de algún lugar no muy alejado a Belén o bien sacerdotes-astrologos del culto de Mitra (En el antiguo mosaico que se incluye aqui puede verse a los tres "reyes magos" ataviados con el gorro "frigio" que utilizaban los seguidores de Mitra.). Pensar en reyes extranjeros resulta poco razonable, en primer lugar por la ausencia total de referencias a este acontecimiento en las tablillas astronómicas caldeas de este periodo y sobre todo a lo poco apropiado que hubiera sido que tres auténticos reyes hubieran aparecido de improviso en la corte de Herodes, sin el envió previo de embajadores. La transformación de esos magos-astrólogos en reyes pertenece a la leyenda o a la fantasía popular y tiene bastante que ver con los grabados egipcios en los que se puede observar el nacimiento de Osiris siendo adorado por cuatro reyes que le traen presentes, de los cuales uno es negro (representa los reinos del Sur), otro blanco (occidente), otro de tez rojiza (el norte) y otro de facciones asiáticas (el oriente), pues los cuatro reyes representan los reinos de los cuatro puntos cardinales, es decir del mundo entero. La adoración de los pastores también es muy significativa por la similitud que se hace del nacimiento de Jesús con el nacimiento de Zeus en la gruta del monte Idas donde fue amamantado por la cabra Amaltea y donde fue también adorado por pastores.