Asnos y camellos biblicos: Samuel y Saul










Samuel disgustado con Saul por no matar tambien, junto a las personas,  a los animales domesticos.
(Otros comentarios biblicos independientes)

No existe en toda la historia de la humanidad un ejemplo semejante de castigo  a animales irracionales como formando parte de una masa de pecadores a los cuales hay que castigar quitandoles la vida.



El profeta Samuel, caracterizado por su brutalidad solia castigar las ciudades que iba tomando matando o mas bien ordenando matar a todos sus habitantes, sin distinguir edades ni genero, pero en algun caso este exceso de celo llega hasta el punto de ordenar la muerte de los animales domesticos junto a los habitantes de la ciudad, con el argumento que la orden era la de matar a "todos los pecadores".  o como se decia tambien  en otros pasajes: "todo cuanto respira".
Rubens: matanza de los inocentes

Los militares encargados de ejecutar esas ordenes tan absurdas no pudieron imaginar que la orden de matar a los animales junto a las personas pudiera ser tan estricta y en algun caso perdonaron a algunos animales excepcionales, que destacaban por su buena presencia a fin de inmolarlos en ceremonias apropiadas. El disgusto ocasionado por esto entre el sacerdote Samuel y el jefe militar o Rey Saul llega a tal extremo que Samuel a partir de entonces no cesa de conspirar contra Saul para sustituirlo por David, mas proximo a sus ideas extremistas y radicales  y quiza mas manejable politicamente.

La muerte de Saul y la entronizacion de David, bajo el control de los sacerdotes Samuel y sucesores marca el inicio de la fase mas radical y extremista que hubo en la historia biblica desde la muerte de Moises. Cuando hoy se escuchan y se veen los disparates carentes de toda humanidad que algunos grupos pseudoreligiosos extremistas pueden llegar a realizar, pensemos que la escuela la podrian haber tenido en estas cronicas que averguenzan y horrorizan a cualquier persona en su sano juicio.

Veamos esto como se explica en Samuel 1 15 de la traducción de Reina Valera (traducción antigua, sin las tergiversaciones de las ediciones modernas)

Ve pues, y hiere á Amalec, y destuiréis en él todo lo que tuviere: y no te apiades de él: mata hombres y mujeres, niños y mamantes, vacas y ovejas, camellos y asnos.

La orden de Samuel estaba clara, Saul  debia matar a todas las personas, incluso a los niños de pecho (mamantes) y tambien a los animales domesticos: vacas, ovejas, camellos y asnos. No pensemos que esto era normal en su epoca, en realidad era bastante anormal, y mas desde un punto de vista religioso. Si repasamos las mitologias y relatos historicos de otros pueblos de su epoca vemos que la crueldad en la guerra, que tambien era conocida, solia ser castigada por los Dioses. Los actos de crueldad extrema ni siquera podian ser expiados de forma alguna. Lo perverso de los redactores biblicos estriba en presentar y justificar estas faltas de humanidad como de origen divino, recordando el comportamiento del moderno terrorismo, aunque este no llegue a igualarse al terrorismo biblico en su crueldad.
Como ejemplo de las diferencias con otras sociedades antiguas podemos recordar este pasaje del Libro VI de Herodoto sobre un episodio de la Grecia antigua:
"Los aristócratas de Egina, vencido en ella el vulgo que en compañía de Nicodromo se les había levantado, tomaron la resolución de hacer morir a todos aquellos de quienes acababan de apoderarse, y entonces puntualmente fue cuando cometieron aquella acción tan impía y sacrílega, que jamás pudieron expiar por más recursos y medios que a este fin practicaron, en tanto grado, que antes se vieron arrojados de su isla, que no aplacado y propicio el númen de Céres profanado. He aquí el caso: llevaban de una vez al suplicio a 700 de sus paisanos cogidos prisioneros de guerra, cuando uno de ellos, rompiendo sus prisiones y refugiándose al atrio de Céres la Legisladora, asió con las dos manos las aldabas de la puerta. Procuran a viva fuerza arrancarle de las aldabas, y no pudiendo conseguirlo, cortan al infeliz los Puños, y quedando las dos manos asidas de la puerta de Céres, llévanle así arrastrando al matadero. Tan inhumana fue la impiedad que por su daño cometieron los Eginetas."
Este parrafo y otros muchos que podriamos coger de la literatura antigua demuestran hasta la saciedad que los comportamientos inhumanos y brutales de los protagonistas biblicos no eran "normales" en su epoca, sino mas bien desviaciones perversas o comportamientos irracionales. En este ejemplo de brutalidad y de crueldad, los dioses castigan a los ejecutores con la perdida de su patria. Uncastigo, el destierro, sin duda proporcional y moderado, como era normal en el trato de los Dioses de la religion olimpica con los humanos. Sigamos con el pasaje biblico:



Saúl pues juntó el pueblo, y reconociólos en Telaim, doscientos mil de á pie, y diez mil hombres de Judá.
Y Saúl hirió á Amalec, desde Havila hasta llegar á Shur, que está á la frontera de Egipto.
Y tomó vivo á Agag rey de Amalec, mas á todo el pueblo mató á filo de espada.
Y Saúl y el pueblo perdonaron á Agag, y á lo mejor de las ovejas, y al ganado mayor, á los gruesos y á los carneros, y á todo lo bueno: que no lo quisieron destruir: mas todo lo que era vil y flaco destruyeron.
10 Y fué palabra de Jehová á Samuel, diciendo:
11 Pésame de haber puesto por rey á Saúl, porque se ha vuelto de en pos de mí, y no ha cumplido mis palabras...
13 Vino pues Samuel á Saúl, y Saúl le dijo:... yo he cumplido la palabra de Jehová.
14 Samuel entonces dijo: ¿Pues qué balido de ganados y bramido de bueyes es este que yo oigo con mis oídos?
15 Y Saúl respondió: De Amalec los han traído; porque el pueblo perdonó á lo mejor de las ovejas y de las vacas, para sacrificarlas á Jehová tu Dios; pero lo demás lo destruimos.

(hasta aqui Saul no podia ni imaginar que Samuel fuera tan bruto como para disgustarse por haber permitido dejar algunos animales para el sacrificio posterior.)
16 Entonces dijo Samuel á Saúl: Déjame declararte lo que Jehová me ha dicho esta noche...
17 Y dijo Samuel:...
18  envióte Jehová ..., y dijo: Ve, y destruye los pecadores de Amalec, y hazles guerra hasta que los acabes.
19 ¿Por qué pues no has oído la voz de Jehová, ...?
20 Y Saúl respondió á Samuel: ... he traído á Agag rey de Amalec, y he destruído á los Amalecitas:
21 Mas el pueblo tomó del despojo ovejas y vacas, las primicias del anatema, para sacrificarlas á Jehová tu Dios en Gilgal.
22 Y Samuel dijo: ¿Tiene Jehová tanto contentamiento con los holocaustos y víctimas, como en obedecer á las palabras de Jehová? Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios;...:
23 Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos é idolatría el infringir. Por cuanto tú desechaste la palabra de Jehová,n te él tambiéha desechado para que no seas rey.
24 Entonces Saúl dijo á Samuel: Yo he pecado; ... Perdona pues ahora mi pecado,
25 Y vuelve conmigo para que adore á Jehová.
26 Y Samuel respondió á Saúl: No volveré contigo; porque desechaste la palabra de Jehová, y Jehová te ha desechado para que no seas rey sobre Israel.